La sumisión química es la anulación de la voluntad de una persona por medio de sustancias químicas con el fin de modificar su comportamiento con fines delictivos en general, aunque la mayoría están relacionados con las agresiones sexuales.

Esta campaña de prevención se lleva a cabo periódicamente  por parte de la Asociación CAVAS C.V. con el respaldo del Institut Valencià de la Joventut (IVAJ) de la Generalitat Valenciana, ante el aumento de casos recibidos en la Asociación principalmente de mujeres jóvenes abusadas por medio de la Sumisión Química, es decir, por medio del suministro de drogas en la bebida, con las que se anuló su voluntad.

Dado que el perfil de víctima suele ser una mujer joven, esta campaña se  lanza a través de las redes sociales a fin de garantizar que llegue principalmente a ellas, con el objetivo de conseguir un descenso de los delitos de agresión sexual provocados por la sumisión química.